Ciudades, Congreso CIDEU, Congreso San Sebastián

El futuro de las Ciudades : Los Grandes Desafíos

La ciudad de Donostia / San Sebastián (España) acogerá del 16 al 18 de marzo de 2016 el XXII Congreso CIDEU bajo el lema ” El Futuro de las Ciudades: los grandes desafíos”.

Hablamos del “Futuro de las Ciudades: los grandes desafíos”, ya que en Europa el 73% (tres cuartas partes) de la población vive en zonas urbanas, mientras que en Latinoamérica el porcentaje llega a alcanzar el 80%. A escala mundial, en el año 2011, cerca de una veintena de “megaciudades” superaron ampliamente los 8 millones de habitantes (entre ellas ciudades de Latinoamérica como Buenos Aires, Sao Paulo o México City), y otras 411 rondan el millón de habitantes, sin contar en estas cifras con la población de sus entornos metropolitanos, donde los números se disparan vertiginosamente. Esta masiva urbanización ya supone, en sí misma, un desafío de gran alcance por su profundo impacto a escala global.

Las ciudades y los entornos urbanos, a su vez, han tenido un papel fundamental a lo largo de la historia en el desarrollo de la humanidad, como motor de desarrollo social, económico, tecnológico y cultural. Y, a nivel internacional acumulan un creciente protagonismo, a medida que van concentrando a una cada vez mayor proporción de la población mundial y mayor densidad de actividad económica. Se trata de organismos vivos y complejos que se desarrollan y evolucionan de forma diversa y con desigual velocidad. Resultan un terreno abonado para la ciencia, la tecnología, para la cultura y la creatividad y también para la innovación, pero concentran igualmente y con mayor intensidad, una amplia proporción de las problemáticas que afectan a la población mundial y al planeta mismo.

Mientras el mundo continúa su progresiva urbanización, los retos de la sostenibilidad medioambiental, económica y social se aglutinan en las ciudades, en las del presente y las del futuro. Ya en la Conferencia de Río (Earth Summit 1992) se hace hincapié en la necesidad de encaminar el planeamiento y gestión urbanos hacia un desarrollo económico, social y medioambiental sostenible, orientado a proporcionar a las personas mejores oportunidades de renta y empleo, un acceso más igualitario a vivienda y servicios, mejores infraestructuras de transporte y comunicación, energía accesible y renovable, preservando el entorno natural y el medioambiente.

Entre los principales desafíos a los que se enfrentan las ciudades a medio y largo plazo, podemos citar los retos que atañen directamente a las personas como el envejecimiento demográfico o la segregación económica, social y territorial que está derivando en una creciente dualización social.

Las ciudades se han transformado extraordinariamente en los últimos cien años, especialmente en algunos países, pero este proceso ha adquirido una enorme velocidad en las últimas décadas y en numerosos países. Este proceso de mayor transformación se enfrenta a la construcción de un modelo de ciudad que responda a los grandes desafíos de nuestras sociedades.

Para poder abordar este proceso de reflexión en el marco del XXII Congreso CIDEU, se propone un itinerario que parte de la identificación de cuatro ámbitos en los que se encuadran las grandes problemáticas de futuro de y en las ciudades:

I. Sociedad Cohesionada. Ciudad a Escala Humana.

II. Medio ambiente y cambio climático. Ciudad Cero Carbono.

III. Estrategias de Desarrollo Económico Urbano. La Ciudad como Catalizador.

IV. Neogobernanza. Hacia un nuevo modelo de Cooperación.

Más información del XXII Congreso CIDEU en www.cideu.org/sansebastian2016

Anuncios
Estándar
Actividades CIDEU, Ciudades, Ciudades CIDEU

27 Ciudades de CIDEU participaron del primer encuentro del Cities For Life Global Meeting

La ciudad de Medellín acogió los días 31 de agosto y 1 de septiembre del 2015 el primer encuentro global del Cities for life, un espacio en el que las urbes del mundo compartieron conocimiento y soluciones innovadoras a problemas de movilidad, medioambiente, seguridad, planeación y gobierno.

CNxzAv_WoAAmqCDEl encuentro contó con la participación de alcaldes y expertos urbanos que discutieron y plantearon cómo deben ser las ciudades del futuro, para que sean verdaderas ciudades para la vida, teniendo como ejes estructurales del encuentro  la solidaridad, la metodología y la innovación. Con el fin de construir acuerdos, objetivos y lineamientos estratégicos en torno a los retos futuros de las ciudades, los mandatarios acordaron una declaración final Declaración de Medellín que fue firmada por 39 alcaldes y delegados de ciudades.

CN1LpFtWsAARspcLas ciudades de la red CIDEU, presididas por el Alcalde de Medellín Anibal Gaviria, se reunieron en el marco del “Cities For Life”, para fortalecer y renovar la manera estratégica de pensar las ciudades y contribuir  a construir Ciudades para la vida – Ciudades con alma. En el marco de dicho encuentro se analizaron los avances de CIDEU en el periodo de la presidencia de Medellín y se materializó, uno de los más significativos compromisos de la presidencia, la convalidación académica de la titulación del programa de Especialización en Pensamiento Estratégico Urbano, mediante la firmas del acuerdo de cooperación con la Agencia de Educación Superior de Medellín – Sapiencia y el convenio con el Colegio Mayor de Antioquia para convocar conjuntamente dicha especialización.

CN6cHAVWoAAVzeYLa Secretaria General y el Coordinador de CIDEU, Maravillas Rojo y Pedro Acebillo, participaron también en el encuentro Medellín y sus aliados internacionales organizado por la Agencia de Cooperación e Inversión de Medellín, que permitió conocer los avances de la nueva Medellín y ratificar la importancia que tiene la internacionalización para impulsar el desarrollo territorial en el medio y largo plazo.

La ciudad de París -Francia, será la sede de la próxima edición del Cities For Life Global Meeting en 2016.

Más información sobre la Plataforma Cities For Life en : www.platform.citiesfor.life

Estándar
Ciudades, Congreso CIDEU

Construir la Ciudad con y para la Ciudadanía “Urbanismo Inclusivo”

El urbanismo es la actividad que apoyándose en un conjunto de disciplinas, analiza y ordena el espacio donde se asientan las personas humanas para optimizar su bienestar. Si el urbanismo pretende mejorar la realidad transformándola, debe considerar las disfunciones y conflictos del lugar y tiempo en que se produce. Por eso es frecuente encontrarlo como sustantivo, unido a diversos apellidos. Así por ejemplo podemos oír hablar de urbanismo ecológico, pedagógico, de género, cívico, de los promotores, y tantos otros. A nosotros nos interesa profundizar en el concepto de urbanismo que apellidamos inclusivo.

El apellido hubiese sido innecesario si con la práctica la actividad urbanizadora hubiésemos respetado los planteamientos que al respecto había previsto el creador del término, que fue Ildefonso Cerdá, a mediados del S. XIX. Cerdá utilizó el término “urbanización” partiendo del concepto latino de la “urbs”. La Urbs comprendía todo lo que se hallaba en el interior del círculo limitado por el surco que abrían  los bueyes sagrados, en un acto de gran trascendencia simbólica, que los romanos realizaban para convertir en espacio habitable un campo abierto o libre. Al respecto Cerdá escribe: “Estas son las razones filológicas que me indujeron a adoptar la palabra urbanización, no sólo para indicar cualquier acto que tienda a agrupar la edificación y a regularizar su funcionamiento en las agrupaciones humanas ya formadas, sino también el conjunto de principios, doctrinas y reglas que deben aplicarse, para que la edificación y su agrupamiento, lejos de comprimir, desvirtuar y corromper las facultades físicas, morales e intelectuales del hombre social, sirvan para fomentar su desarrollo y vigor, y para acrecentar el bienestar individual, cuya suma forma la felicidad pública”.

Con este planteamiento original el urbanismo debería ser forzosamente inclusivo, pero en la práctica se han cometido dos tipos de errores que podemos y debemos corregir, que le han empujado a dictar soluciones de ordenación urbana excluyentes. El primer error guarda relación con los actores que Cerdá prevee que formen parte del proceso de urbanización. Se trata de los urbanistas o profesionales del urbanismo, de los gobernantes, de los promotores o empresarios del sector, y de un cuarto actor que ha quedado relegado al papel de sujeto paciente, que es la ciudadanía.

Otro tipo de urbanismo, distinto al que ha venido ordenando el espacio urbano, que llamamos inclusivo, tiene que poner en el escenario al actor determinante que es el poblador de la ciudad. Porque urbanismo excluyente es ordenar el espacio urbano para llevar el bienestar a una parte minoritaria de la ciudadanía, sea promoviendo asentamientos de calidad  solo para ciertas elites económicas o institucionales, primando siempre los intereses de quienes se desplazan en automóviles privados, negando la existencia de espacio público para reservarlo a quienes se lo pueden comprar, o diseñando lo urbano sin el prisma y las lógicas requeridas por el género o la discapacidad.

Y aquí tenemos el segundo factor de exclusión a corregir. El fin que se persigue es el bien estar de toda la ciudadanía, al menos hasta generalizar unos niveles mínimos de la cesta de valores que llamamos calidad de vida.

La teoría de la urbanización de Cerdá abordaba la solución de los conflictos más importantes de su época: la higiene, la movilidad, el acceso a la ciudad, las relaciones entre el campo y la ciudad, la densidad urbana equilibrada, la convivencia de las distintas clases sociales, la dialéctica entre la relación y el aislamiento de los pobladores, y el papel de lo privado y lo público, entre otras. Hoy nos tenemos que interrogar sobre dos asuntos claves de la inclusión: Cómo pensar lo urbano con la ciudadanía, compensando el protagonismo exclusivo que al respecto tienen urbanistas, empresarios y políticos, y cómo priorizar las acciones que se deben incorporar a la agenda urbana, para que toda la ciudadanía alcance niveles mínimos de bienestar, socializando el coste y forma de pago de los proyectos derivados de esa agenda.

Incorporar a la ciudadanía al proceso de pensar lo urbano plantea un problema pedagógico y un proceso de cambio cultural. Al respecto vale la pena considerar la idea del Gobierno municipal de la ciudad de Medellín cuando afirma que, en asuntos de urbanismo, “el gobierno local debe ser el primer pedagogo”. Para que el urbanismo sea inclusivo será necesaria la interacción de los técnicos, los promotores, de la ciudadanía, y de los gobernantes, de forma que todos compartan el significado y alcance de las propuestas urbanas, ambientalmente sostenibles. Pero para que la ciudadanía pueda discutir la propuesta urbana, es preciso compartir la información, incorporar a los proyectos las necesidades cotidianas que solo la comunidad conoce, y también, que la gestión de la transformación del entorno sea pareja a la formación de quienes van a vivir la ciudad. Es lo que venimos estudiando como el proceso de transformación de la ciudad, en ciudad educadora.

Pero donde el urbanismo inclusivo juega su baza más importante es a la hora de ofrecer las soluciones convenientes para toda la ciudadanía en asuntos estratégicos como la movilidad, la provisión e implementación del espacio público, y la formalización de las informalidades urbanas. Para que las transformaciones urbanas sean inclusivas y el desarrollo se produzca con equidad, hay que poner a punto metodologías adecuadas para la intervención social. Y estas metodologías deben intervenir antes, durante y después del proceso urbanizador.

Antes, para generar un ambiente de confianza y proximidad, de información para el conocimiento compartido, y de lectura comunitaria de las estrategias alternativas. Toda esta actividad requiere del diseño y realización de los talleres adecuados para facilitar la participación.

Durante el proceso de urbanización, tendremos que incluir un periodo de acompañamiento en la ejecución de las obras con estrategias para la solución de contingencias. Y habrá que vincular la posible utilización de la mano de obra de comunidad, y empoderarla para el ejercicio participativo de la veeduría ciudadana.

Por fin, en la fase que hemos llamado después, se trata de garantizar la sostenibilidad de los proyectos mediante la apropiación, conservación y buen uso de los espacios, obras y servicios entregados a la comunidad.

Las estrategias para un urbanismo inclusivo, buscan armonizar la participación de los cuatro actores referidos: la ciudadanía a concretar en cada comunidad, los gobernantes, los profesionales del urbanismo, y en su caso, los empresarios y promotores del desarrollo urbano. Nos proponemos desarrollar metodologías para la participación activa de la comunidad, negociar la participación transparente y socialmente responsable del sector privado, el apoyo y acompañamiento del gobernante, y la suficiente humildad y dimensión pedagógica del urbanista. La armonía que buscamos solo se va a conseguir con un cambio cultural y con el apoyo de un sistema de información y comunicación eficiente y democrático.  Vale la pena intentarlo porque ello asegura la apropiación y defensa de lo público, y el pensamiento y construcción urbana como expresión del interés común. No se dará la participación de la ciudadanía si no conseguimos motivarla y educarla para ello.

Hacer inclusión requiere realizar el ejercicio previo de identificar lo excluido. Reconociendo que no es bueno generalizar y que cada ciudad debe hacer su propio análisis para diagnosticar y definir el ámbito de intervención más eficaz para mejorar su inclusividad, hemos apuntado tres campos donde en muchas de nuestras ciudades se viven situaciones de inclusividad manifiestamente mejorables: la movilidad, el espacio público, y la formalización de los asentamientos informales y de otras formas de informalidad urbana.

Si la movilidad se ha pensado para dar primacía absoluta al transporte privado individual basado en el uso de combustibles fósiles, se comete el triple error de contaminar, promover lo insostenible, y atascar la ciudad. Habrá pues que rediseñar lo urbano mejorando los transportes públicos, usando energías renovables y propiciando sistemas multimodales para optimizar la respuesta a las necesidades colectivas de movilidad urbana. En muchas de nuestras ciudades será necesario también avanzar hacia una respuesta metropolitana para la movilidad, ya que en entornos conurbados, es difícil resolver el problema de una sola de las partes. Necesitaremos planes directores estratégicos que contemplen la movilidad de forma integral y global.

Queremos ciudades para vivir, no solo para dormir, y el factor que determina una parte sustancial de este propósito, guarda relación con la cantidad y calidad del espacio público puesto a disposición de la ciudadanía. La participación, el encuentro, la sostenibilidad, el paisaje urbano, la identidad, la seguridad y muchos otros valores estratégicos, dependen de cómo se resuelva esta cuestión.

Pensar en un urbanismo inclusivo es también proponer estrategias para incluir e integrar a los barrios marginales o informales que hacen parte oscura de la ciudad, y otras formas de exclusión como la informalidad comercial o la de los espacios obsoletos, marginales o infrautilizados. Las acciones tendentes a la inclusión e integración requieren de tareas trasversales que deben ser asumidas por cada Gobierno, y también por los actores no gubernamentales a los que ya nos hemos referido.

En el encuentro anual que la red de ciudades de CIDEU va a celebrar en la Ciudad de Buenos Aires, dialogaremos y compartiremos nuestra experiencia y metodologías para hacer un urbanismo inclusivo que incluya a todos los ciudadanos y ciudadanas en el diseño urbano y reconozca que existen distintas formas de utilizar y vivir la ciudad. Porque la ciudad es inclusiva en la medida en que respeta, valora y se enriquece en la diversidad. Más información en la Web del Encuentro.

Estándar
Ciudades, Congreso CIDEU

Encuentro Subred Andina Cuenca, Ecuador

firmacideu

La ciudad de Cuenca, Ecuador, convocará y coordinará el encuentro presencial de la Subred Andina de las ciudades de CIDEU. En esta ocasión nos proponemos conocer proyectos protagonizados por las ciudades de la subred relacionados con el tema del “Urbanismo Incluyente”, que por su carácter modélico convenga compartir en la próxima asamblea general a celebrar en Buenos Aires el próximo mes de Febrero del 2015, con todas las ciudades de la red.

El urbanismo incluyente es una forma participada y pedagógica de pensar el espacio urbano con y para la ciudadanía, para que el presente de paso a la ciudad prevista del futuro, la movilidad sea eficaz y sostenible, y se creen y repartan las oportunidades de empleo, educación y salud en un entorno seguro y con un paisaje y un espacio público armónico y funcional.

Las ciudades de la red concebimos el urbanismo incluyente, cívico y pedagógico, que tan buenos resultados aporta a quienes lo vienen practicando, como causa, y a la vez efecto de la tendencia a practicar la innovación urbana, y ya disponemos de un amplio abanico de proyectos que han aportado soluciones en asuntos tan espinosos como la mejora de la seguridad, la conectividad, la formalización de asentamientos y comercios informales, y la gestión de situaciones contradictorias en las conurbaciones urbanas, la producción y el desarrollo sostenible, o el cambio cultural para cultivar el espíritu cívico

Junto a la presidencia de la subred andina, que ejerce el alcalde de la ciudad anfitriona de Cuenca, han confirmado su asistencia la alcaldía de la ciudad de Medellín que ostenta la presidencia de CIDEU y forma parte de la subred andina, y la alcaldía de la ciudad de Barcelona, España, que ejerce el cargo de presidente saliente de la red. También ha confirmado su asistencia la Secretaria General de CIDEU, Maravillas Rojo.

El evento es una gran oportunidad para conocer o revisitar la ciudad de Cuenca, una de las ciudades más sorprendentes del mundo por su urbanismo y urbanidad, por la relación con sus ríos y el Parque Nacional Cajas donde nacen, por los sesenta años de vida de la empresa pública municipal Etapa, encargada de los servicios de agua, telecomunicaciones, alcantarillado y tratamiento de residuos con calidad avalada por sus usuarios y generando plusvalías que repercuten en inversiones para mejorar la calidad de vida de toda la ciudadanía.

La marca Cuenca tiene sitio en el mundo global, y no será difícil encontrar a alguno de los seis mil jubilados primermundistas que han traslado su residencia a una ciudad que les permite pescar truchas desde la acera de su casa, en alguno de los cuatro ríos que salvajes la atraviesan protegidos por los parques lineales que la cívica ciudadanía cuencana a construido en sus orillas. Ven a Cuenca. Y no te olvides de pedir cuy a la brasa.

Para más información podís visitar la web del encuentro : www.cideu.org/subredandina2014/

Pedro-Firma-color

Estándar
Ciudades, Congreso CIDEU

Tres Personalidades de la Estrategia Urbana se Incorporan al Senado de CIDEU

Desde la creación de CIDEU en 1993 las ciudades de la red hemos tenido la oportunidad de compartir numerosas propuestas y proyectos que nos han facilitado conocer y compartir con personas muy valiosas y comprometidas con la estrategia urbana

El XVII Congreso de CIDEU celebrado en Rosario (Argentina) el año 2009 creó la figura de “Senador Estratega”, un cargo de honor y representación con el que la red distingue a personalidades con larga trayectoria municipal y con experiencia en los procesos de Pensamiento y Planificación Estratégica Urbana que hayan tenido un papel activo en la construcción de CIDEU, y que por su saber hacer, merecen formar parte de un selectivo grupo de prestigio.

Las personalidades nombradas conforman el Senado de la asociación, que es fuente de estímulo para la reflexión estratégica de la red y sobre el papel de las ciudades y de la estrategia urbana en la mejora de la calidad de vida de la ciudadanía

El XXI Congreso celebrado en Medellín en abril del 2014 reconoció a tres nuevos integrantes del Senado de CIDEU, tres personas con una larga trayectoria municipal como alcaldes, y con una amplia experiencia como estrategas urbanos. Municipalistas convencidos, comprometidos con los pobladores, han puesto en valor el espacio publico como lugar efectivo de convivencia, y han facilitado la utilización de medios de descentralización y participación. Los senadores que se incorporan y a los que hemos reconocido son:

  • Joan Clos alcalde de Barcelona (España) y actual director ejecutivo de ONU Habitat.
  • Hermes Binner alcalde de Rosario (Argentina) y actual diputado nacional por el frente Progresista, Cívico y Social de Santa Fe.
  • Jorge Herrera Caldera alcalde de Durango (México) y actual gobernador del Estado de Durango.

la-fotoComo símbolo de nuestro reconocimiento les entregamos el grabado que Picasso dejó en la fachada del edificio del colegio de arquitectos de Barcelona, porque si hasta ahora identificábamos dos grandes manuales para estudiar estrategia “El arte de la guerra” de Sun Tzu y el “Príncipe” de Maquiavelo, tal vez es un buen momento para sumar “El Quijote” como buen manual de estrategia. Al hacerlo queremos destacar:

  • La visión de medio y largo plazo que se infiere del contenido y características del relato.
  • La relación creativa entre lo real y lo virtual.
  • La potenciación de valores como sentido profundo de la existencia.
  • La búsqueda de la praxis y de la realización de la utopía.
  • La renovación del pensamiento al uso, y la proyección de un mundo mejor
  • Y por fin, la dialéctica entre el pensamiento culto e hidalgo del Quijote y el popular y refraneramente sabio de Sancho como paradigma de democracia participativa

Con la más afectuosa bienvenida, amigos senadores estrategas de CIDEU, os queremos agradecer de antemano las aportaciones que con toda seguridad compartiréis con todos nosotros y con las ciudades de la red, que nos permitirán seguir avanzando en la renovación y aplicación del pensamiento estratégico urbano.

Firmas Mavi y pedro - BLOG 2 DEF

Estándar
Ciudades, Congreso CIDEU, Informalidad

4 Ámbitos del XXI Congreso: Post I “Valores y Oportunidades”

Congreso Medellín

El lema “Ciudades para la Vida” nos propone un marco para reflexionar y seleccionar proyectos idóneos para compartir el conocimiento entre las ciudades de la red. Este marco lo constituyen cuatro  factores:

  • Los Valores que se promueven y comparten en cada ciudad.
  • La manera en que la ciudad crea y reparte Oportunidades.
  • La capacidad de Inclusión.
  • El grado de Equidad.

En principio, estos deberán ser los argumentos de las cuatro mesas que compondrán el seminario de la próxima Asamblea a celebrar en la Ciudad de Medellín, en los próximos 2 al 5 de Abril de año entrante.

Las ciudades de la red deben seleccionar los proyectos que consideren oportunos para ser presentados en el foro del encuentro, y para que sean incorporados a la monografía que sobre el tema editará CIDEU a semejanza de lo ocurrido en Congresos anteriores. El 15 de febrero es la fecha límite de presentación de proyectos por las ciudades de la red

I. Promover y compartir Valores

Son muchos los valores que la ciudad para la vida promueve. Destacamos los más estratégicos:

  • Proyectos que desarrollen metodologías, tecnologías, organización, y maneras de participación para incidir de forma positiva en la capacidad de las ciudades para pensarse y diseñar su futuro
  • Proyectos que potencien la voluntad de la ciudad de educar y ser educada, planteando la educación como valor.
  • Proyectos que planteen la defensa del oficio emprendedor y cultiven la capacidad de innovación.
  • Proyectos para fomentar la generosidad, solidaridad y civismo de los pobladores.
  • Proyectos que promuevan la creación y la búsqueda de una relación enriquecedora de la ciudadanía con los bienes culturales, fomentando la propia identidad, aceptando la diferencia, y aprendiendo de otras culturas.

Los valores son los auténticos sensores de la inteligencia urbana. La ciudad que promueve valores realiza la mejor inversión estratégica.

II. Crear Oportunidades y compartirlas

La ciudad para la vida procura que tanto la ciudadanía como las empresas y organizaciones públicas y privadas generen oportunidades, de modo que todos se encuentren con ellas en condiciones similares. Destacamos las oportunidades que juegan un papel más estratégico y son por ello más determinantes:

Las oportunidades de empleo, que suele ser la base, causa y efecto, de la igualdad de oportunidades. Son especialmente determinantes de la integración generacional de los jóvenes y fuente de valores como la seguridad, la creatividad y otros. Los proyectos que más contribuyen a crear oportunidades de empleo, tienen que ver con la economía del conocimiento, la potenciación de yacimientos locales de empleo, y la creación de infraestructuras, servicios y sistemas para el desarrollo local.

  • Las oportunidades de la ciudadanía en relación con la salud, que se concretan en el hecho de que algunas ciudades ofrecen a sus pobladores una esperanza de vida quince años superiores a otras. Los proyectos que más inciden en la creación y reparto de estas oportunidades tienen que ver con la construcción y mantenimiento de un sistema básico y público de salud, con la implantación de un sistema de prevención y educación para la salud, y la asunción de hábitos de vida saludables por la ciudadanía.
  • La educación, que podemos considerar como el factor más posicionador de la ciudadanía, y que genera más autonomía y capacidad para asumir el propio destino. Para entenderla estratégicamente debe ser continua y partiendo del nivel básico buscar que la ciudadanía aprenda a aprender y pueda ejercer ese derecho a lo largo de su vida.
  • La edad y el género son factores que discriminan a la ciudadanía en el reparto de oportunidades que la ciudad inteligente y con alma debe corregir mediante los proyectos estratégicos adecuados. Es muy necesario desarrollar proyectos para proteger a la mujer de la violencia de género y de tanta forma de discriminación contra las personas mayores y quienes presentan alguna disminución física o psíquica.

Firmas Pedroi - BLOG

Estándar
Ciudades

Conferencia sobre “El Buenos Aires Invisible: Las Villas”

Conferencia KreantaEsta semana ha visitado Barcelona la Secretaria de Hábitat e Inclusión Social del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Marina Klemensiewicz. Desde esta Secretaría, creada en el año 2011, se llevan a cabo los proyectos de intervención integral en los espacios que pueden considerarse de la “ciudad informal”: asentamientos, villas miseria y polígonos habitacionales, en los que viven alrededor de 300.000 personas, un 10% de la población bonaerense, la mayoría de los cuales llegaron a la ciudad en la primera década de este siglo procedentes de países cercanos.

 En esta visita, que incluía el intercambio de experiencias con barrios de la ciudad de Barcelona que vivieron procesos similares entre las pasadas décadas de los 70 y los 90, fundamentalmente, Klemensiewicz ofreció una conferencia organizada por la Fundación Kreanta, dirigida por el colaborador de CIDEU Félix Manito, en la que hizo un repaso a los dos años de trabajo de la Secretaría que dirige, presentando los resultados obtenidos hasta el momento y planteando las lógicas incertidumbres de futuro que suelen acompañar a todo proyecto de esta envergadura.

En esencia, se trata de un programa que persigue 6 objetivos que implican unas acciones muy concretas cada uno de ellos:

  1. Mejorar la infraestructura, centrada en cloacas y desagües pluviales, y desarrollada tanto con grandes proyectos públicos como mediante la autogestión y las cooperativas.
  2. Generar y recuperar espacios públicos en consenso con cada comunidad, sobre la base de tres tipos de espacios: canchas, plazas y patios de juego.
  3. Promover la interconectividad urbana mediante arterias, pasajes y conectores que integren ciudad informal con ciudad formal.
  4. Acceso a la vivienda a través de créditos y apoyo a la construcción.
  5. Regularización dominial para otorgar los correspondientes títulos de propiedad, hoy prácticamente inexistentes.
  6. Inclusión para el hábitat, incluyendo los programas Mujer y Hábitat, Construcción de Ciudadanía, Cultura Viva Comunitaria y Deporte Inclusivo, que hasta el momento han llegado hasta 40.000 personas beneficiarias.

Klemensiewicz destacó como factores clave la territorialización de la acción gubernamental, que incluye la presencia del Estado sobre el terreno, mediante oficinas específicas (unos contenedores llamados “portales inclusivos”) para aproximarlo a la ciudadanía; la agrupación de los espacios informales en 7 Unidades Territoriales de Inclusión Urbana para facilitar la intervención integral; y la creación de un Índice de Sustentabilidad Urbana que permite medir el estado y los avances en cada uno de los espacios urbanos.

Naturalmente, la dimensión participativa y la gestión del programa en colaboración con ONGs, cooperativas, empresas y universidades es otro aspecto a considerar en los éxitos alcanzados hasta el momento, que fueron desgranándose a lo largo de la conferencia y de los que rescatamos uno que no tiene reflejo en un indicador cuantitativo, sino en la verdadera esencia de este tipo de intervenciones: la reversión de las dinámicas negativas. Se trata de la forma como pudo abordarse, gracias a los vínculos comunitarios y los lazos de confianza tejidos a lo largo de estos dos años, el impacto de las inundaciones que sufrieron algunos de estos barrios el pasado mes de abril.

Por otra parte, en su opinión el éxito definitivo de esta política se alcanzará si existe finalmente una transferencia de la misma al nivel Estado y se dota, por tanto, de los instrumentos y los medios necesarios para mantenerla en el tiempo y ampliarla a todos los espacios con idénticas problemáticas. Con todo, queda todavía mucho por hacer y grandes incertidumbres sobre cómo pueda evolucionar esta intervención que, aunque exitosa a tenor de los resultados obtenidos, prácticamente sólo ha hecho que empezar.

Para finalizar, y en adición a lo anterior, podemos identificar otros factores de éxito que conviene sacar a colación puesto que forman parte de aquello por lo que el CIDEU viene trabajando en los últimos años y que constituirá, precisamente, el eje central de su próximo Congreso del mes de abril de 2014 en Medellín: conseguir unas “ciudades con alma”.

En este sentido, el mero hecho de plantear como una intervención prioritaria del municipio la dignificación de unos espacios de la ciudad habitualmente abandonados a su suerte, cuando no negados y castigados, supone todo un ejemplo a seguir. Todavía más cuando ello se hace no desde el tradicional paternalismo (a veces clientelismo) que suelen mostrar las autoridades sino desde el respeto hacia las comunidades que habitan estos espacios y la búsqueda de la implicación de sus miembros, rasgos característicos de esta forma de gobernar que conocemos como gobernanza.

Es destacable, además, cómo se ha logrado un equilibrio entre la implicación de la ciudadanía y el descontrol que puede suponer una llamada a la participación excesivamente abierta, además de los recelos y resistencias, especialmente en casos como los que nos ocupan en los que probablemente nunca antes se haya ofrecido la oportunidad de participar a estas comunidades y, por tanto, se requiere de todo un proceso de aprendizaje para cada una de las partes implicadas. Establecer y comunicar muy claramente los objetivos del proyecto y articularlo sobre un abanico limitado de posibilidades (por ejemplo, en el tipo de intervenciones a realizar en cada uno de dichos objetivos) es, en suma, una muy buena forma de poner en marcha un proceso de participación y conseguir unos resultados en el corto plazo que permitan plantearse con garantías nuevos retos de cara al futuro.

Sin duda, una experiencia a seguir y de la que podremos aprender en nuestro próximo XXI Congreso.

Firmas Oriol - BLOG2

Estándar