Evento CIDEU en el City Changer Room del WUF7

wuf7

El día 7 de abril,  a las 13:30 en la sala City Changer Room (Pabellón ONU-Habitat), CIDEU compartirá con la comunidad internacional reflexiones, consideraciones, propuestas políticas y estrategias adoptadas durante su XXI Congreso “Ciudades para la Vida”,  que se celebrará en Medellín del 3 al 5 de abril. Este evento, bajo el nombre, “Ciudades para la Vida”: Iberoamérica comparte su visión con la comunidad internacional, contará con la intervención de académicos, expertos internacionales y líderes locales, basado en las conclusiones y recomendaciones finales adoptadas en el Congreso, incorporando las reflexiones de otras regiones más allá de Iberoamérica.

El objetivo es lograr una visión de largo alcance y una contribución específica a las conclusiones finales de la 7ª edición del Foro Urbano Mundial así como al proceso que se desencadenara desde el Foro hacia Hábitat III en 2016.

Este evento, aportará una oportunidad única en progresar en la reflexión, desde Iberoamérica ya que junto a una importante historia en la actualidad, se tienen desarrollos y propuestas de la mayor trascendencia para la comunidad internacional, orientadas a un nuevo vivir en el medio urbano y a un nuevo orden social que brinde la oportunidad de alcanzar metas sobresalientes en el campo de la equidad y alivio urgente de la pobreza.

La finalidad principal es contar con una visión global sobre el significado para la comunidad de la idea de “Ciudades para la Vida”, reflexión principal del WUF7 y la base de las reflexiones y propuestas del Congreso CIDEU. Visión que priorizaría la consideración esencial de la cultura y la civilización, en tanto que fundamentos primordiales en la búsqueda de una humanización y armonía, en la evolución acelerada de lo urbano en todos los continentes; luz guía para hacer frente a los problemas fundamentales de la humanidad reflejados todos en las ciudades y lo urbano; vía única para impulsar la aparición de un nuevo pensamiento urbano que deberá ofrecer las líneas más estratégicas en la construcción colectiva y consensuada de la Nueva Agenda Urbana Mundial 2016-HABITAT III.

Concebimos la ciudad como el medio capaz de facilitar el buen vivir de la ciudadanía. Solemos pensar que el “haré” de la ciudad, es decir, las infraestructuras, los equipamientos, el urbanismo, y la estructura de servicios básicos, es la clave diferencial de la aportación urbana a ese buen vivir. La diferencia está no solo en el “hard”, sino el “soft”, lo que diferencia el buen vivir, es el alma urbana.

Por eso en CIDEU pensamos como concretar el concepto en nuestras ciudades, resaltando cuatro factores:

Los valores que se promueven y comparten. La capacidad para pensarse a sí misma y diseñar su futuro, la voluntad de educar y ser educada, la defensa del oficio emprendedor y el cultivo de la capacidad de innovación, solidaridad o el civismo de los pobladores.

La forma en que la ciudad crea y reparte las oportunidades. Las oportunidades de empleo y de salud, las oportunidades de educación o la edad y el género son factores discriminan a la ciudadanía en el reparto de oportunidades.

La capacidad de inclusión sobre la que la ciudad progresa: gerencia incluyente de los asentamientos informales, el comercio informal y los entornos obsolescentes.

La equidad, significa, evitar la corrupción en la toma de decisiones; reducir los niveles de desigualdad; buscar la mayor participación posible de la ciudadanía y la mejora del sistema democrático, y ofrecer los niveles de seguridad necesarios para ejercer las libertades.

Os epereamos el lunes 7 de abril a las 13:30 en Sala City Changer Room en el Pabellón ONU-Habitat en Medellín, Colombia.

4 Ámbitos del XXI Congreso: Post II “Inclusión y Equidad”

III. La Ciudad Inclusiva

Comuna13La ciudad presenta muchos factores de exclusión urbana, de los que destacamos los asentamientos informales, el comercio informal y los entornos obsolescentes, por su generalización e impacto. El asentamiento informal es una forma de construir ciudad y ciudadanía que en ciertas urbes se ha convertido en la manera hegemónica de hacerlo, bajo el nombre de favela, villa miseria, asentamiento humano, chabolismo o barrio marginal. Se caracterizan por la inseguridad jurídica, la carencia de infraestructuras y servicios, la mala habitabilidad, la carencia de saneamiento, su ubicación inadecuada, la falta de estímulos culturales para la integración, la carencia de espacio público, el liderazgo propio como defensa colectiva ante autoridades de la ciudad, el desarrollo rápido no planeado, la producción de desajustes en el ecosistema local, el ser fuente de severos problemas sociales mediante las pandillas, bandas, robos, droga, y marginalidad, por el surgimiento organizado siguiendo una lógica de creación de suelo para pobres y por ofrecer una salida laboral difícil y con frecuencia asociada a la criminalidad.

El asentamiento informal se ha intentado prohibir, eliminar o ignorar. Tal vez en algún caso concreto y de forma puntual esas estrategias hayan tenido éxito, en especial si se trata de proyectos necesarios por afectar a la seguridad o a la salud pública. Pero en general, aplicar esas estrategias, durante muchos años, ha dado malos o nulos resultados. Lo que parece inteligente y apropiado es anticiparse y prevenir cuando todavía estamos a tiempo, y hacer proyectos para formalizar los asentamientos ya conformados.

El comercio informal representa un importante nivel de discriminación para el comercio de proximidad urbana instalado en la ciudad, pues supone aceptar cierta deslealtad con quienes pagan los impuestos y tasas municipales, así como la ocupación permisiva y unilateral del espacio público. El comercio informal suele gozar del favor de una parte de la ciudadanía que se beneficia del reflejo en el precio de los bajos costes de la informalidad. La estrategia de acosar y reprimir a los comerciantes informales suele lograr su reubicación, pero solo la formalización ordenada de sus asentamientos, sea de forma definitiva o temporal, la formación empresarial de la persona implicada, el crear infraestructuras comerciales, y facilitar la financiación del camino a la formalidad, da frutos estables. Algunas ciudades actúan con cierta permisividad, o incluso tratan de mirar para otro lado, ante la complejidad del problema.

Muchas ciudades albergan espacios de obsolescencia, sea porque la ciudad no ha acabado de construir la totalidad de su trama urbana, bien por tratarse de espacios productivos con urbanismo y tecnologías obsoletas, o por que el tiempo ha degrado el uso y mantenimiento de algunos centros históricos tan ricos en patrimonio, como caros de sostener. Aunque temporalmente se apliquen estrategias para ignorar o envolver estos espacios de manera que parezcan invisibles a los ojos de la ciudadanía, parece adecuado tratar de regenerarlos con aportaciones estratégicas o estableciendo las alianzas adecuadas, o asociando el espacio obsoleto a algún gran proyecto con financiación garantizada. La intervención en espacios obsoletos es estratégica por su capacidad para convertir la amenaza en oportunidad y hacer de la necesidad virtud.

IV. Desarrollo en Equidad

La ciudad para la vida debe desarrollarse en equidad, para que la ciudadanía se mueva en el marco de los comportamientos éticos, se respete la dignidad de las personas, para evitar la discriminación y para vivir en un entorno pacífico, justo y democrático. Los proyectos estratégicos más significativos, podemos incluirlos en los siguientes entornos:

  • Evitar la corrupción en la toma de decisiones.
  • Propiciar unos niveles mínimos de desarrollo humano.
  • Buscar la participación de la ciudadanía y la mejora del sistema democrático.
  • Ofrecer los niveles de seguridad necesarios para ejercer las libertades.

La corrupción en cualquiera de sus variantes, es el abuso en beneficio propio que ejerce quien ha recibido poder para tomar decisiones justas. La praxis corruptas más generalizadas son el uso ilegítimo de información privilegiada, el tráfico de influencias, el patrocinio, el soborno, la extorsión, los fraudes, la malversación de los recursos públicos, la prevaricación, el tráfico de drogas, el lavado de dinero, la prostitución ilegal, a los desmanes urbanísticos.

Depende de la ciudad o país del que hablemos, pues cada legislación o normativa, interpreta como legales unas actuaciones que otros considerarían corruptas. La estrategia contra la corrupción es la transparencia en la toma de decisiones, la educación en valores de la ciudadanía, el fortalecimiento del tejido social e institucional, la aplicación de mecanismos de represión, y ante todo, el cambio cultural necesario para el rechazo social de los corruptos. Las consecuencias estratégicas de la corrupción son demoledoras. Destruye la democracia y el buen gobierno, cuestiona el estado de derecho, distorsiona y mina los procesos económicos primando la falta de eficiencia, tergiversa la planificación y asignación de recursos en el sector público, es un lastre para el medioambiente, como para el cumplimiento de los derechos sociales, la protección laboral, la sindicación y la prevención del trabajo infantil. Cuando se produce en los entornos menos desarrollados repercute en la ayuda alimentaria, en la construcción de infraestructuras para el desarrollo o en otras ayudas claves, y afecta a todos los ámbitos de la vida.

El desarrollo humano guarda relación con la cantidad de opciones que tiene un ser humano en su propio medio, para ser o hacer lo que desea. Es un modo de medir la calidad de vida en el medio urbano, y una variable fundamental para calificar una ciudad. El índice de desarrollo humano (IDH), tiene en cuenta tres variables: la salud, medida como la esperanza de vida al nacer, la educación, medida por la tasa de alfabetización de adultos y la tasa bruta combinada de matriculaciones en educación primaria, secundaria y superior con los años de duración de la educación obligatoria, y el índice de riqueza, medido por el PIB per cápita en dólares según diversas distribuciones. Utilizando el IDH o bien alguno de los índices similares diseñados para medir el nivel de desarrollo humano de los diferentes barrios de una ciudad, podemos conocer el grado de equidad de los territorios urbanos, y priorizar inversiones necesarias para corregir los desequilibrios observados mediante proyectos de intervención. El PUI de Medellín es un buen ejemplo del tipo de acciones a los que nos estamos refiriendo, mediante el impulso de proyectos de urbanismo pedagógico y participativo.

La participación implica desarrollar iniciativas para integrar a la ciudadanía a la toma de decisiones de manera independiente, sin necesidad de que formen parte de la administración pública o de un partido político. Esta participación se articula mediante la convocatoria de foros, el uso de entidades sin ánimo de lucro, academias y universidades, o a través de herramientas digitales para la participación que ofrecen Internet y las redes sociales. La participación permite a los usuarios mejorar los proyectos y planes, hacer la gestión de lo público más eficaz y transparente, mejorar el compromiso de la ciudadanía con la cosa pública, evitar la contestación que retrasan los proyectos, y hace a las ciudades más equitativas. No conviene improvisar la participación. Es mejor organizarla definiendo bien los objetivos, identificando a los actores más significativos, consensuando la agenda y los mensajes a desarrollar y trasmitir, eligiendo bien las técnicas y herramientas más adecuadas, e identificando la evaluación de resultados.

La seguridad ciudadana que asegura la convivencia pacífica, la erradicación de la violencia, la utilización pacífica y ordenada del espacio público y, en general, evita la comisión de delitos y faltas contra las personas y sus bienes, es un factor de equidad en tanto que la injusticia y los desequilibrios son fuente de violencia. En nuestras ciudades percibimos la seguridad como mejorable en lo que hace referencia a la seguridad vial, la violencia de género y contra las minorías étnicas o religiosas, el acoso, los delitos informáticos, los atentados contra la propiedad o contra las personas, la violencia generada por el narco tráfico y otras formas de crimen organizado. Hay que diseñar estrategias de seguridad y convertirlas en proyectos eficaces. Sin esa base, impera la ley del más fuerte, y no es posible avanzar hacia la equidad.

Proponemos en resumen cultivar y educar a la ciudadanía, porque ella es el alma de la ciudad. De las ciudades que queremos educadas para la vida.

Firmas Pedroi - BLOG

4 Ámbitos del XXI Congreso: Post I “Valores y Oportunidades”

Congreso Medellín

El lema “Ciudades para la Vida” nos propone un marco para reflexionar y seleccionar proyectos idóneos para compartir el conocimiento entre las ciudades de la red. Este marco lo constituyen cuatro  factores:

  • Los Valores que se promueven y comparten en cada ciudad.
  • La manera en que la ciudad crea y reparte Oportunidades.
  • La capacidad de Inclusión.
  • El grado de Equidad.

En principio, estos deberán ser los argumentos de las cuatro mesas que compondrán el seminario de la próxima Asamblea a celebrar en la Ciudad de Medellín, en los próximos 2 al 5 de Abril de año entrante.

Las ciudades de la red deben seleccionar los proyectos que consideren oportunos para ser presentados en el foro del encuentro, y para que sean incorporados a la monografía que sobre el tema editará CIDEU a semejanza de lo ocurrido en Congresos anteriores. El 15 de febrero es la fecha límite de presentación de proyectos por las ciudades de la red

I. Promover y compartir Valores

Son muchos los valores que la ciudad para la vida promueve. Destacamos los más estratégicos:

  • Proyectos que desarrollen metodologías, tecnologías, organización, y maneras de participación para incidir de forma positiva en la capacidad de las ciudades para pensarse y diseñar su futuro
  • Proyectos que potencien la voluntad de la ciudad de educar y ser educada, planteando la educación como valor.
  • Proyectos que planteen la defensa del oficio emprendedor y cultiven la capacidad de innovación.
  • Proyectos para fomentar la generosidad, solidaridad y civismo de los pobladores.
  • Proyectos que promuevan la creación y la búsqueda de una relación enriquecedora de la ciudadanía con los bienes culturales, fomentando la propia identidad, aceptando la diferencia, y aprendiendo de otras culturas.

Los valores son los auténticos sensores de la inteligencia urbana. La ciudad que promueve valores realiza la mejor inversión estratégica.

II. Crear Oportunidades y compartirlas

La ciudad para la vida procura que tanto la ciudadanía como las empresas y organizaciones públicas y privadas generen oportunidades, de modo que todos se encuentren con ellas en condiciones similares. Destacamos las oportunidades que juegan un papel más estratégico y son por ello más determinantes:

Las oportunidades de empleo, que suele ser la base, causa y efecto, de la igualdad de oportunidades. Son especialmente determinantes de la integración generacional de los jóvenes y fuente de valores como la seguridad, la creatividad y otros. Los proyectos que más contribuyen a crear oportunidades de empleo, tienen que ver con la economía del conocimiento, la potenciación de yacimientos locales de empleo, y la creación de infraestructuras, servicios y sistemas para el desarrollo local.

  • Las oportunidades de la ciudadanía en relación con la salud, que se concretan en el hecho de que algunas ciudades ofrecen a sus pobladores una esperanza de vida quince años superiores a otras. Los proyectos que más inciden en la creación y reparto de estas oportunidades tienen que ver con la construcción y mantenimiento de un sistema básico y público de salud, con la implantación de un sistema de prevención y educación para la salud, y la asunción de hábitos de vida saludables por la ciudadanía.
  • La educación, que podemos considerar como el factor más posicionador de la ciudadanía, y que genera más autonomía y capacidad para asumir el propio destino. Para entenderla estratégicamente debe ser continua y partiendo del nivel básico buscar que la ciudadanía aprenda a aprender y pueda ejercer ese derecho a lo largo de su vida.
  • La edad y el género son factores que discriminan a la ciudadanía en el reparto de oportunidades que la ciudad inteligente y con alma debe corregir mediante los proyectos estratégicos adecuados. Es muy necesario desarrollar proyectos para proteger a la mujer de la violencia de género y de tanta forma de discriminación contra las personas mayores y quienes presentan alguna disminución física o psíquica.

Firmas Pedroi - BLOG

Conferencia sobre “El Buenos Aires Invisible: Las Villas”

Conferencia KreantaEsta semana ha visitado Barcelona la Secretaria de Hábitat e Inclusión Social del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Marina Klemensiewicz. Desde esta Secretaría, creada en el año 2011, se llevan a cabo los proyectos de intervención integral en los espacios que pueden considerarse de la “ciudad informal”: asentamientos, villas miseria y polígonos habitacionales, en los que viven alrededor de 300.000 personas, un 10% de la población bonaerense, la mayoría de los cuales llegaron a la ciudad en la primera década de este siglo procedentes de países cercanos.

 En esta visita, que incluía el intercambio de experiencias con barrios de la ciudad de Barcelona que vivieron procesos similares entre las pasadas décadas de los 70 y los 90, fundamentalmente, Klemensiewicz ofreció una conferencia organizada por la Fundación Kreanta, dirigida por el colaborador de CIDEU Félix Manito, en la que hizo un repaso a los dos años de trabajo de la Secretaría que dirige, presentando los resultados obtenidos hasta el momento y planteando las lógicas incertidumbres de futuro que suelen acompañar a todo proyecto de esta envergadura.

En esencia, se trata de un programa que persigue 6 objetivos que implican unas acciones muy concretas cada uno de ellos:

  1. Mejorar la infraestructura, centrada en cloacas y desagües pluviales, y desarrollada tanto con grandes proyectos públicos como mediante la autogestión y las cooperativas.
  2. Generar y recuperar espacios públicos en consenso con cada comunidad, sobre la base de tres tipos de espacios: canchas, plazas y patios de juego.
  3. Promover la interconectividad urbana mediante arterias, pasajes y conectores que integren ciudad informal con ciudad formal.
  4. Acceso a la vivienda a través de créditos y apoyo a la construcción.
  5. Regularización dominial para otorgar los correspondientes títulos de propiedad, hoy prácticamente inexistentes.
  6. Inclusión para el hábitat, incluyendo los programas Mujer y Hábitat, Construcción de Ciudadanía, Cultura Viva Comunitaria y Deporte Inclusivo, que hasta el momento han llegado hasta 40.000 personas beneficiarias.

Klemensiewicz destacó como factores clave la territorialización de la acción gubernamental, que incluye la presencia del Estado sobre el terreno, mediante oficinas específicas (unos contenedores llamados “portales inclusivos”) para aproximarlo a la ciudadanía; la agrupación de los espacios informales en 7 Unidades Territoriales de Inclusión Urbana para facilitar la intervención integral; y la creación de un Índice de Sustentabilidad Urbana que permite medir el estado y los avances en cada uno de los espacios urbanos.

Naturalmente, la dimensión participativa y la gestión del programa en colaboración con ONGs, cooperativas, empresas y universidades es otro aspecto a considerar en los éxitos alcanzados hasta el momento, que fueron desgranándose a lo largo de la conferencia y de los que rescatamos uno que no tiene reflejo en un indicador cuantitativo, sino en la verdadera esencia de este tipo de intervenciones: la reversión de las dinámicas negativas. Se trata de la forma como pudo abordarse, gracias a los vínculos comunitarios y los lazos de confianza tejidos a lo largo de estos dos años, el impacto de las inundaciones que sufrieron algunos de estos barrios el pasado mes de abril.

Por otra parte, en su opinión el éxito definitivo de esta política se alcanzará si existe finalmente una transferencia de la misma al nivel Estado y se dota, por tanto, de los instrumentos y los medios necesarios para mantenerla en el tiempo y ampliarla a todos los espacios con idénticas problemáticas. Con todo, queda todavía mucho por hacer y grandes incertidumbres sobre cómo pueda evolucionar esta intervención que, aunque exitosa a tenor de los resultados obtenidos, prácticamente sólo ha hecho que empezar.

Para finalizar, y en adición a lo anterior, podemos identificar otros factores de éxito que conviene sacar a colación puesto que forman parte de aquello por lo que el CIDEU viene trabajando en los últimos años y que constituirá, precisamente, el eje central de su próximo Congreso del mes de abril de 2014 en Medellín: conseguir unas “ciudades con alma”.

En este sentido, el mero hecho de plantear como una intervención prioritaria del municipio la dignificación de unos espacios de la ciudad habitualmente abandonados a su suerte, cuando no negados y castigados, supone todo un ejemplo a seguir. Todavía más cuando ello se hace no desde el tradicional paternalismo (a veces clientelismo) que suelen mostrar las autoridades sino desde el respeto hacia las comunidades que habitan estos espacios y la búsqueda de la implicación de sus miembros, rasgos característicos de esta forma de gobernar que conocemos como gobernanza.

Es destacable, además, cómo se ha logrado un equilibrio entre la implicación de la ciudadanía y el descontrol que puede suponer una llamada a la participación excesivamente abierta, además de los recelos y resistencias, especialmente en casos como los que nos ocupan en los que probablemente nunca antes se haya ofrecido la oportunidad de participar a estas comunidades y, por tanto, se requiere de todo un proceso de aprendizaje para cada una de las partes implicadas. Establecer y comunicar muy claramente los objetivos del proyecto y articularlo sobre un abanico limitado de posibilidades (por ejemplo, en el tipo de intervenciones a realizar en cada uno de dichos objetivos) es, en suma, una muy buena forma de poner en marcha un proceso de participación y conseguir unos resultados en el corto plazo que permitan plantearse con garantías nuevos retos de cara al futuro.

Sin duda, una experiencia a seguir y de la que podremos aprender en nuestro próximo XXI Congreso.

Firmas Oriol - BLOG2

Vamos a Medellín para hacer “Ciudades con Alma”

Banner

En el XX Congreso de CIDEU, celebrado en la ciudad de Barcelona (España), en marzo de 2012, avanzamos en el significado de los espacios urbanos neoterciarios y compartimos proyectos estratégicos entre las ciudades de la red que nos ayudaron a concretar el sentido profundo de lo que se construye en este tiempo de cambios tan estratégicos.

En la ciudad de Cuenca (Ecuador) tuvo lugar el encuentro de Cideu 2013 para reflexionar y aprender juntos en torno a “La informalidad en la ciudad formal” analizando proyectos estratégicos de varias ciudades que están afrontando estos  retos.

Ahora, las ciudades de la red estamos convocados al XXI Congreso de CIDEU que se celebrará en Medellín, del 3 al 5 de abril con el tema “Ciudades para la Vida”.

Nuestra reflexión estará directamente vinculada a la que realizará inmediatamente después el 7 Foro Urbano Mundial ONU Habitat que se celebrará en la misma Ciudad de Medellín en los días siguientes a la conclusión del Congreso de Cideu. De este modo, el XXI  Congreso de CIDEU tendrá una oportunidad excepcional para compartir con la comunidad internacional, las conclusiones y propuestas de futuro que surgirán del Congreso, en un evento paralelo que se celebrará en el marco del 7 Foro Mundial, y que nos permitirá enriquecernos mutuamente  aportando  una visión iberoamericana del tema .

En nuestros congresos, nos hemos referido  a las hondas transformaciones  que se están produciendo,  y proponemos respuestas desde las ciudades intercambiando el conocimiento que nos facilita los proyectos estratégicos que compartimos en la red. En el XXI Congreso del CIDEU, proponemos reflexionar juntos y compartir proyectos a cerca del alma de nuestras ciudades.

Decimos “Ciudades para la vida” y pensamos en hacer ciudades capaces de facilitar el buen vivir de la ciudadanía. Y eso, no depende solo de las infraestructuras y equipamientos, del urbanismo, o de la estructura de servicios básicos de que se disponga. Depende también de un conjunto de factores intangibles, que relacionamos con el alma urbana, y que abarca al menos cuatro categorías: los valores que cada ciudad promueve y comparte, la manera en que la ciudad crea y reparte las oportunidades, su capacidad de inclusión, y su grado de equidad.

Para ello, vamos a plantear y conocer las experiencias que desarrollan las ciudades de la red, vamos a  compartir la manera de pensar la ciudad y reinventarla, y cómo afrontar los retos estratégicos que la nueva época nos plantea.

Con la publicación de la web del XXI Congreso abrimos el periodo de inscripción y de aportaciones al que estamos convocados, presentando los proyectos estratégicos que se están desarrollando en vuestras ciudades en alguno de los cuatro ámbitos en que se ha  estructurado la reflexión y que conformarán la estructura de las mesas del seminario técnico del día cuatro y de la monografía que nos corresponde publicar. Estos ámbitos son: Promover valores; Crear y repartir oportunidades; Buscar la inclusión; Desarrollarse en equidad.

Desde la Secretaría General os animamos a participar activamente en el Congreso así como en  los encuentros previos convocados en las subredes de la red, y a compartir los proyectos que desarrollan vuestras ciudades, para que sirvan de base, mediante la innovación creativa de soluciones en otras ciudades de la red.

Nos vemos en Medellín para hacer “Ciudades con Alma”

Firmas Mavi y pedro - BLOG 2

Encuentro Iberoamericano de Ciudades Digitales

Ciudades-Digitales-2013

El XIV Encuentro Iberoamericano de Ciudades Digitales, a realizarse los días 25 y 26 de Septiembre del 2013, tiene como sede Quito, una ciudad que no solo celebra su pasado, sino que construye su futuro.

Quito es una ciudad con un ambiente y entorno apropiados para el desarrollo e implementación de una agenda digital y socialmente innovadora, elaborada entre líderes del distrito metropolitano y la ciudadanía. El encuentro será, por tanto, un momento idóneo para presentar la Agenda y visibilizar a nivel nacional e internacional a la ciudadanía de Quito.

Antes del encuentro la ciudadanía podrá participar en el proceso de construcción de la Agenda a partir de acciones como Ideas Quito, Pechakucha Night Quito, entre otras actividades. Durante el encuentro se realizará un networking entre los representantes de diferentes ciudades y un proceso de “validación” de la Agenda de Quito.

El objetivo principal del encuentro es el intercambio efectivo de experiencias y buenas prácticas, que muestren el camino a seguir para las capitales de Iberoamérica que desean emprender una estrategia de desarrollo digital, orientada al ciudadano y en busca de una mayor calidad de vida en la ciudad.

Perfil de los asistentes

El perfil de los asistentes a los que está dirigido el Encuentro integra autoridades políticas, líderes y funcionarios de gobierno de ciudades iberoamericanas, así como empresarios y organizaciones relacionados con las TIC y la innovación al servicio de los ciudadanos y las ciudades inteligentes. El Encuentro ofrecerá un espacio para que estas empresas ofrezcan sus servicios y puedan mostrar sus casos de éxito.

Se generará en el encuentro un lugar destacado para estudiantes, académicos e investigadores que estén interesados por el mejoramiento urbano y la aplicación de la tecnología en la planificación y el desarrollo de las ciudades.

Ejes Temáticos del Encuentro

El contenido del Encuentro girará en torno a tres ejes principales:

1. Mejores prácticas de gobiernos locales

2. Ciudadanía Digital

3. Servicios en las Ciudades Inteligentes

Premios Ahciet

AHCIET realiza la Convocatoria del Premio Iberoamericano de Ciudades Digitales, con el objetivo de premiar las buenas prácticas en el ámbito de los gobiernos locales, prácticas que tengan como objetivo el mejorar la calidad de vida del conjunto de su comunidad a través del uso de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC). El premio se divide en cinco categorías: E-Patrimonio, TIC y Salud, Participación Ciudadana, Gobierno Abierto y Gestión Ambiental en Energía/ Residuos/ Agua.

Queremos que Quito marque un hito. El hito de un evento tecnológico donde se hable menos de tecnología y más de cómo usar la tecnología para mejorar la vida de las personas. Menos teoría y academia, y más experiencias exitosas replicables en la región.

Es posible acceder a la agenda como a las fichas de los ponentes del Encuentro, así como también inscribirse de forma gratuita para ser parte de un evento que se proyecta al futuro.

El 2013 es el año de Quito Digital lo que le constituirá como un ejemplo para el resto de ciudades del país y de la región. Los invitamos al Encuentro Iberoamericano de Ciudades Digitales, el 25 y 26 de Septiembre.

Más información en la web del Encuentro Iberoamericano de Ciudades Digitales 2013 www.ciudadesdigitales2013.com.

Estratega Urbano, un Oficio a Aprender

Estratega Urbano 1Estratega es el profesional de la estrategia. Ejerce un oficio muy antiguo que en origen tenía connotaciones militares, el estratega era el general de los ejércitos, y hoy tiene un carácter transversal a las organizaciones con voluntad de ocupar cierta posición a medio y largo plazo, en el ámbito de su actividad concreta.

Como otros oficiantes, el estratega practica su oficio con profesionalidad y arte, para lo cual, reúne conocimientos, desarrolla habilidades y destrezas, y sostiene las actitudes propias de los profesionales excelentes. Definir, renovar, evaluar, o gestionar la estrategia de una organización, implica realizar actividades como reunir, analizar y preparar información estratégica para tomar decisiones, comunicar, identificar las líneas estratégicas ganadoras y los proyectos estratégicos adecuados, analizar el impacto y conocer las relaciones coste-beneficio derivadas de la aplicación de la estrategia, así como negociar, o coordinar grupos de trabajo..

Para concretar con excelencia su profesionalidad, el estratega urbano debe formarse en el ámbito de la interdisciplinariedad. Es cierto que la ciudad se asienta sobre un territorio, y por ello, es bueno que el urbanismo forme parte de la formación de base del estratega. Pero la ciudad no se sostiene ni tiene sentido de futuro sin empleo, sin seguridad, sin una ciudadanía saludable y educada, en un medio ambiente degradado o sin mínimos niveles de equidad. Por ello, el estratega que ejerce su profesión desde la perspectiva de su formación académica formal, sea esta de tipo económico, jurídico, urbanístico, de ingeniería, cultural, o de las ciencias sociales, debe complementarla y actualizarla participando de manera continua en procesos de aprendizaje no formal.

Estratega Urbano 2El aprendizaje informal se produce de manera fortuita, sin que medie plan ni decisión consciente alguna por parte del aprendiz. Son los aprendizajes que se producen, por ejemplo, al ver un programa de televisión o sostener una charla informal con un amigo. En cambio, el aprendizaje no formal se escoge de modo consciente, y se programa para alcanzar determinados objetivos, aunque ello no se realice en el seno de un ciclo académico, ni como consecuencia del mismo se obtengan títulos académicos. La acción formativa no formal por excelencia es el curso o el cursillo, que se sigue con propósitos de reciclaje profesional, perfeccionamiento, reconversión, ampliación de nuevos conocimientos o prácticas tecnológicas, utilización de nuevas herramientas o materiales, o para comprender e incorporarse a lo que viene en tiempos de cambio.

Pero las características mismas de los cambios y la necesidad de personalizar los aprendizajes para ajustarlos a las necesidades de cada profesional, tanto en el contenido como en la agenda, nos conduce a pensar una manera más competitiva de concretar los aprendizajes no formales necesarios para el mantenimiento profesional del estratega urbano. Nos referimos a mejorar la capacidad que todos tenemos de aprender al observar y analizar la realidad donde se produce y concreta el cambio.

Cuando mirando a nuestro alrededor hemos aprendido a andar o a hablar el idioma materno, hemos realizado aprendizajes muy complejos de carácter informal, que nos invitan a dar un paso más. Se trata de usar ese mismo método para realizar de modo consciente los aprendizajes no formales que necesitamos para ejercer con excelencia el oficio de estratega. La propuesta es que cada profesional aprenda a identificar que le conviene aprender para estar actualizado, a donde debe mirar para poder observar el modelo adecuado, como observar para hacer después un análisis adecuado de las causas de la excelencia, y lo más importante, cómo sintetizar una respuesta propia, que asegure la posición a medio plazo, incorporando la innovación necesaria para mejorar la realidad sin limitarnos a copiarla.

Estratega Urbano 3Para realizar aprendizajes no formales por observación y análisis de situaciones modélicas, el estratega urbano debe aprender a identificar las fuentes a las que puede recurrir para encontrar modelos útiles relacionados con sus circunstancias y necesidades profesionales. Su principal fuente de información estratégica serán los Proyectos Estratégicos de su ciudad y de las otras ciudades, en la medida que ofrecen información de cómo y por qué ciertos proyectos han añadido valor a las cadenas de valor de la cesta de valores de la calidad de vida de las ciudades, sea que hablemos de empleo, salud, educación, seguridad, equidad, o cualquier otro valor.

Otra fuente de información estratégica son las buenas prácticas profesionales de otros estrategas urbanos, en la medida que surgen continuamente nuevas tecnologías y herramientas para analizar y pensar la ciudad, para la participación y gobernanza de la ciudadanía, y que se revisan en cada realidad la organización, actividades y funciones propias del estratega.

Estratega Urbano 4Por fin, también son fuentes de aprendizaje no formal, las basadas en el estudio de documentos y en la participación en encuentros presenciales, que permiten incluso de manera sistémica, informarse sobre prospectiva, tendencias, escenarios, innovaciones y otras disciplinas que ayudan a entender lo que viene, a vincular estrategia y resultados, y a concretar alianzas con otros profesionales y ciudades. En Guadalajara, México, vamos a comenzar el IX programa de especialización para profesionales de la estrategia urbana. Son practicantes del noble oficio de pensar la ciudad, que solo mejorarán nuestras vidas, si nunca dejan de aprender.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.251 seguidores